Pide Cita - (+34) 94 498 79 51 - info@gea-audifonos.com

En cumplimiento del Real Decreto 463/ 2020 aprobado por el Gobierno debido por el COVID-19, os informamos de las medidas llevadas a cabo por Audifonos Gran Via Bilbao
Publicado por: audifonosgranviabilbao


El proceso de oir es más complejo de lo que imaginamos. El oído es el que capta el sonido y lo transmite al cerebro mediante impulsos eléctricos para que sea éste el que los descodifique. En todo este proceso, si hay algo que no funciona correctamente en el oído, no se escucha bien o se escucha de forma confusa. En ocasiones no se percibe audición.

Hay veces que estos problemas de funcionamiento no se dan en el oído sino en el cerebro. Y es que los estímulos sonoros se unen en el cerebro siendo éste el que utiliza la información de ambos y la completa. Por ejemplo, si un oido escucha una parte de una palabra y el otro otra es el cerebro el que descodifica la palabra entera.

Audifonos Gran Via Bilbao

La escucha dicótica

Es una técnica que sirve para conocer qué hemisferio cerebral es el predominante para según qué funciones cognitivas. Está basado en el hecho que hemos comentado antes, y es que los estímulos sonoros que captan los dos oídos se mezclan en el cerebro.

Por esta escucha dicótica los estímulos sonoros se envían al cerebro desde los oídos pero cada uno es distinto.En este proceso lo que se proyecta por la vía auditiva hacia la corteza del cerebro se inhiben y así el sonido que recoge cada oído se proyecta en el hemisferio cerebral opuesto. Al eliminar esa mezcla y detectar el déficit en un oido se puede diagnosticar una lesión en un hemisferio cerebral.

Existe una prueba llamada test de escucha dicótica y lo más habitual es que las personas perciban más estímulos por el oído derecho. La explicación es porque en la mayor parte de la población el lenguaje se representa por el hemisferio izquierdo, que es el que controla el habla, el desarrollo del lenguaje y algunas partes de la memoria.

Los más pequeños de la casa, por ejemplo, también entienden y recuerdan mejor lo que se les dice cuando escuchan con el oído derecho. A medida que van cumpliendo años esta diferencia entre uno y otro oído va remitiendo. Aunque es cierto que en entornos muy ruidosos el oído derecho es el que se afina y capta mejor que lo que se transmite por el izquierdo.