Pide Cita - (+34) 94 498 79 51 - gea@gea-audifonos.com

Publicado por: audifonosgranviabilbao
28 visitas


Audifonos Gran Via Bilbao

La otitis del nadador es una infección del canal auditivo que transporta sonido del exterior del cuerpo hacia el tímpano. La pueden causar varios tipos de bacteria u hongos.

Lo normal es que pase en personas que se bañan durante demasiado tiempo, y suelen ser niños. Si hay mucha humedad en el oído se puede irritar, abriendo la piel del canal y permitiendo la entrada de bacterias u hongos. Por esta razón dicha  otitis tiene lugar durante el verano , cuando las personas pasan más tiempo en el agua.

¿Cuáles son sus síntomas?

El síntoma más característico de la otitis externa es el dolor de oído , que además puede empeorar cuando se hace presión sobre él. Masticar también puede resultar doloroso. El picor es algo distintivo antes de que el dolor empiece a manifestarse.

El canal se inflama y esta inflamación es molesta para los adultos, pero especialmente para los niños que tendrán una sensación de taponamiento. Es posible que el oído externo se ponga rojo o se hinche y que los ganglios alrededor del oído aumenten su tamaño y duelan. La supuración no es descartable y ocurre en ocasiones.

Factor preventivo

El uso de gotas con una solución diluida de ácido acético, o alcohol, tras el baño ayuda a evitar la otitis externa especialmente si la persona es propensa a contraer infecciones . Estas gotas se pueden comprar en farmacia y sólo deben ser utilizadas en personas que no tienen una perforación en el tímpano.

El secado de los oídos tras el baño es esencial, e inclinar la cabeza hacia ambos lados para ayudar a que el agua drene. Para evitar dañarse los oídos, se desaconseja el uso de bastoncillos con punta de algodón. Hay que ayudar a los niños a secarse y limpiarse los oídos.

¿Cómo se trata?

La otitis externa debe ser tratada por un médico . Si no se trata, el dolor de oídos puede empeorar y es posible que la infección se extienda. Para aliviar el dolor, antes de visitar al médico, es bueno utilizar un paño o toalla tibia sobre el oído afectado. El acetaminofeno y el ibuprofeno también pueden ayudar a que el niño se sienta mejor. También es posible que el médico recomiende el uso de tapones para los oídos.