Pide Cita - (+34) 94 498 79 51 - info@gea-audifonos.com

En cumplimiento del Real Decreto 463/ 2020 aprobado por el Gobierno debido por el COVID-19, os informamos de las medidas llevadas a cabo por Audifonos Gran Via Bilbao
Publicado por: audifonosgranviabilbao


Audifonos Gran Via Bilbao

Los acúfenos o tinnitus, como ya os hemos comentado en otras entradas, son aquellos zumbidos o pitidos molestos que tenemos en los oídos sin aparente causa y que suelen desaparecer en minutos u horas.

En ocasiones estos zumbidos pueden quedarse de forma permanante debido a determinadas cuestiones de salud que hacen que se instalen de forma definitiva en nuestro sistema auditivo, y habría que aprender a convivir con ello.

Aparecen por ruidos de alta intensidad, infecciones auditivas, toma de medicamentos ototoxicos, problemas cardiovasculares, etc. Son creados por el cerebro y por ello a veces no cesan, ni de día ni de noche.

Hay terapias frente al tinnitus, como la de reentrenamiento, que tiene un alto porcentaje de éxito a la hora de calmar los efectos de los acúfenos en un plazo de entre 9 y 18 meses.

Pero, ¿puede la naturaleza curar los acúfenos?

Una publicación en una revista médica (Minerva Médica) indica que la ingestión de una sustancia denominada Pycnogenol, extraída de la corteza de pino marítimo del bosque de las Landas, puede reducir las molestias que el tinnitus provoca.

El motivo es que esta sustancia genera una acción antiinflamatoria que ayuda y colabora a una mejor circulación sanguínea en el oído interno, reduciendo la sensación de presión. Es, además, antioxidante.

En la naturaleza también están algunos de los alimentos que recomiendan para contribuir a una mejor audición y reducir los problemas que afecciones como los acúfenos provocan. La ingesta de fruta, verduras y pescado azul son algunas de las muestras de que la naturaleza puede ayudar al ser humano en este pequeño trastorno auditivo.

Fuera de este espacio natural, evitar sustancias como la teína o la cafeína y reducir el consumo de sal ayudan a una mejor circulación y con ello se evita una tensión alta, que también es una de las causas probables del desarrollo de tinnitus.