Pide Cita - (+34) 94 498 79 51 - info@gea-audifonos.com

En cumplimiento del Real Decreto 463/ 2020 aprobado por el Gobierno debido por el COVID-19, os informamos de las medidas llevadas a cabo por Audifonos Gran Via Bilbao
Publicado por: audifonosgranviabilbao


La hipoacusia es la incapacidad para escuchar sonidos en uno o en ambos oídos. Ésta puede ser total o parcial, lo que determina la gravedad de esa pérdida de audición.

La hipoacusia presenta unos síntomas muy característicos, entre los que se pueden incluir:

  1. Sonidos demasiado fuertes en un oído.
  2. Dificultad para poder entender conversaciones con dos o más interlocutores.
  3. Dificultad de poder oir en ambientes con un ruido más elevado del habitual.
  4. Problemática para difefenciar sonidos agudos distintos entre sí, etc...

También la hipoacusia puede afectar al sentido del equilibrio, sintiendo que éste se pierde o la sensación de estar maerado/a, puede hacer sentir presión en el oído y la persona con hipoacusia también puede experimentar o sufrir de tinnitus o acúfenos (ese molesto zumbido o ruido en los oídos).

Audifonos Gran Via Bilbao

Los tipos de hipoacusia

Existen tres tipos de hipoacusia diferenciados. Tienen que ver con el lugar del sistema auditivo donde se presenta el problema o el daño que implica tener esta pérdida de audición. Vamos a explicarlos brevemente:

La hipoacusia conductiva es aquella que afecta a dos partes del sistema auditivo: al oído externo y al oído medio. Este tipo de hipocusia impide que las ondas del sonido lleguen al oído interno y el efecto es similar a cuando nos tapamos un oído con la mano. Entre las causas que la provocan pueden estar las otitis media (infección en el oído), tímpanos con perforaciones, golpes o traumatismos craneales, malformaciones en el oído externo o en el medio y también alguna tumoración benigna.

Otra de ellas es la hipoacusia neurosensorial, que se caracteriza por una pérdida sensorial que afecta al oído interno y una pérdida de capacidad del nervio auditivo conocido como nervio neural. Lo que provoca esta hipoacusia puede tener su origen en aspectos congénitos (de tipo genético o en desarrollo del bebé) o también que sea una causa adquirida después del parto como un traumatismo, exposición continuada a ruidos muy elevados o simplemente la pérdida de audición asociada a la edad (presbiacusia).

Finalmente podemos encontrar la hipoacusia mixta que es una combinación de las dos anteriores. Hay daños tanto en la parte externa y media del oído como en el oído interno. Las causas de esta hipoacusia normalmente se encuentran en factores relacionados con la genética y también con la sobreexposición a ruidos de excesivos decibelios.

El tratamiento de la hipoacusia

En función del grado de pérdida auditiva así se actuará. Normalmente la pérdida auditiva leve se puede corregir con el uso de un audífono pero las más severas requerirán de otro tipo de soluciones. Cuando la hipoacusia afecta a los dos oídos, conocida como bilateral, los implantes cocleares se posicionan como una de las alternativas más válidas.

Los implantes integrados en el hueso (osteointegrados) se suelen recomendar en los casos de hipoacusias unilaterales de origen sensorial y de hipoacusia mixta o conductiva, donde el implante convierte el sonido en vibraciones que llegan al oído interno mediante el hueso.

En cualquier caso, una visita al especialista puede determinar el grado de pérdida y la solución a aplicar.