Pide Cita - (+34) 94 498 79 51 - info@gea-audifonos.com

En cumplimiento del Real Decreto 463/ 2020 aprobado por el Gobierno debido por el COVID-19, os informamos de las medidas llevadas a cabo por Audifonos Gran Via Bilbao
Publicado por: audifonosgranviabilbao


Audifonos Gran Via Bilbao

Hemos hablado en alguna otra ocasión de los problemas que las humedades pueden causar a los audífonos. Es uno de sus principales enemigos puesto que los componentes electrónicos que tienen pueden estropearse por este motivo.

Como recomendaciones siempre solemos aconsejar retirar las pilas del audífono cuando nos vayamos a la cama por la noche, además de dejar el compartimento abierto para una mayor ventilación. Además, unaa de las soluciones que hemos propuesto en otros post en los que tratamos el tema de la humedad de 'puntillas' es el uso de deshumidificadores.

Estos son unos pequeños recipientes donde se guardan los audífonos y por un proceso interno absorben la humedad y desinfectan los aparatos.

Para diferenciar los tipos de humidificadores hay que clasificarlos en dos distemas distinto. Mientras unos utilizan un sistema electrónico otros se basan en sistemas químicos. Con los primeros se genera un calor por un circuito eletcrónico y elimina la humedad acumulada.

Los segundos necesitan de pastillas especiales que se introducen en su interior y una vez cerrado, éstas absorben la humedad. Las pastillas se cambian cuando modifican su coloración, que suele ser a los dos o tres días. En los centros auditivos en el que se compra el audífono tienen este tipo de dispositivos de mantenimiento.

Otra opción, de más reciente cuño, es un recipiente que además de cargar cumple con la labor de deshumidificar.

El motivo para que se forme humedad o condensación en el interior del audífono es porque el aparato se haya mojado. En este caso hay que apagarlo primero y sacar la pila de forma inmediata después. Una vez esté el compartimento de la pila abierto se puede agitar de forma moderada con el fin de ayudar a que salga el agua. Después, secarlo con un trapo. Es conveniente que también se utilice el deshumidificador después.

Una vez pasadas unas horas, colocar de nuevo la pila y probar su funcionamiento es lo más recomendable. Si hubiera algún problema, acuda a su centro auditivo.

Lo que no se debe hacer bajo ningún concepto es aplicar fuentes de calor extremas al audífono, como secadores, hornos pequeños, etc..